Habbility - Logo Mobile

Cómo elegir qué instrumento musical tocar (siendo adulto)

“Me hubiese gustado tocar la guitarra, la trompeta o cualquier instrumento. Veo a gente tocar y me da mucha envidia. Debería haberme apuntado a música cuando era pequeño. Ahora ya es demasiado tarde, entre el trabajo y demás no puedo. Por eso animo a mis hijos a que lo hagan, pero no quieren”. 

¿Te suena esta historia o una similar?

Como dice el dicho… Quién la sigue, la consigue.

Todavía estás a tiempo de aprender a tocar un instrumento musical siendo adulto

Eso sí, una vez te haces a la idea y tienes la iniciativa, llega la hora de tomar la gran decisión: 

¿Qué instrumento elegir?

En este artículo te contamos algunos consejos sobre cómo elegir qué instrumento tocar

O, como dicen algunos músicos, qué instrumento te ha elegido a ti.

 

¿Qué influye en la decisión de elegir un instrumento? 

Hay muchos factores que influyen en esta elección. 

Más de lo que crees. 

Sobre todo, si pretendes aprender a tocar y no dejarlo a los dos días. 

Desde factores más personales como otros más generales. Así que a continuación te explicamos los que nosotros creemos que pueden influir de manera más directa y que, seguramente, puedes tener más en cuenta. 

Tiempo disponible

Pensarás que esto es algo lógico y que para todo se necesita tiempo. 

Sí, pero hay instrumentos que requieren más tiempo que otros. Bien por su mayor dificultad o complejidad a la hora de aprender a tocarlos.

Además, no solo vas a necesitar paciencia y calma para aprender. También para poder considerarte “bueno”. 

Es decir, esto es como todo. Cuando empiezas una nueva actividad sin experiencia, por poco que avances te parece muchísimo. Sin embargo, llega un punto en el que parece que no avanzas por mucho que practiques. 

Por ejemplo, supongamos que estás aprendiendo a tocar la guitarra. Al principio aprenderás rápido los diferentes acordes principales, el nombre de las cuerdas y la posición de las manos. 

Pero más adelante, conforme pase el tiempo, te será más complicado identificar grandes avances y considerar que estás haciendo un buen trabajo. 

Por lo que, creerás que la posición de tus manos podría ser mejor, el rasgado de cuerda suena muy básico, etc. 

Y llegar a considerar que tocas “bien” la guitarra será un proceso largo, al que dedicar muchas horas. 

Aunque el tiempo de aprendizaje depende mucho de la persona, sus capacidades y el tiempo que pueda dedicarle… 

A lo que íbamos. 

¿Qué instrumento puedes aprender a tocar en menos tiempo?

Posiblemente el ukelele, el piano o el teclado. 

De nuevo: depende mucho de cada caso en particular.

Objetivo por el que quieres aprender a tocar

Estas son algunas de las primeras preguntas que debes hacerte: 

¿Quieres tocar x instrumento por hobby?  ¿Te gustaría formar parte de una banda? ¿Tu idea es aprender a tocar para acompañarte mientras cantas?

En función de las respuestas, podrás ir descartando ciertos instrumentos hasta dar con el adecuado para ti. Y tus preferencias, claro.

Poniendo como ejemplo que también cantas y quieres aprender a tocar un instrumento que te permite realizar un acompañamiento musical, es obvio que no podrás elegir un instrumento de viento. 

O si lo que quieres es formar parte de una banda de rock, puedes optar por la guitarra eléctrica o la batería por ejemplo.

Para que nos entendamos mejor… 

Si quieres cantar y tocar un instrumento a la vez: opta por el piano, la guitarra, el ukelele o cualquiera que te permita utilizar la voz. 

Mientras que, si solamente quieres tocar, puedes elegir el que quieras o más se acomode a ti en función del resto de tips. 

Gustos musicales

Este factor también puede ayudarte mucho a decidirte. ¿Por qué?

Muchas veces, en función del tipo de música que se escucha, se suele querer interpretar un tipo de canción u otro

Aunque es cierto que no siempre tiene que ser así.

Por ejemplo, si te gusta la música clásica es más probable que encajes con un instrumento como el piano. 

Si por el contrario, tu intención es tocar piezas más aflamencadas, encajarías más con el cajón flamenco o la guitarra española. 

Si quieres convertirte en un rockero, el bajo o la batería te pegan un montón. 

Y así con todos los estilos musicales. 

 

Influencias de tu alrededor

¿Alguien de tus amigos o familiares toca un instrumento? Si la respuesta es sí, posiblemente esto influya en tu decisión. 

Sobre todo si todos los miembros de una misma familia tocan un instrumento, es más probable que elijas ese.

Por ejemplo, si frecuentemente en todas las reuniones familiares uno de ellos toca siempre la guitarra y anima la fiesta, es más fácil que te entre el gusanillo por tocarla.

Pero, de nuevo, no tiene por qué ser así. 

Esto depende de cada caso en particular.

Disponibilidad económica

Es cierto que todos los aspectos de los que hemos hablado hasta ahora son influyentes.

Pero, quizá, lo que más influye en la decisión es el dinero. ¿Cuál es tu presupuesto?

Dependiendo de tu disponibilidad económica podrás optar a comprar un tipo de instrumento u otro. 

De la mano va ligado el objetivo que quieras conseguir con él. Es decir, no es lo mismo querer aprender a tocar un instrumento por entretenimiento que si lo que quieres es dedicarte a la música profesional. 

Dado que, como hobby la inversión podrá ser menor, mientras que si es para comenzar a tocar más en serio deberá ser mayor. 

Por ejemplo, si tu intención es tocar el clarinete en una banda musical, es interesante invertir una mayor cantidad en el instrumento. Mientras que, si por el contrario, simplemente quieres aprender a tocar el teclado, podrás permitirte una inversión menor. 

Esto depende de la calidad y la marca del instrumento, pero para que puedas hacerte una pequeña idea: 

Instrumentos más asequibles: ukelele, armónica o algunas guitarras clásicas muy básicas.

Otros más caros: saxofón, clarinete, violín o guitarra eléctrica (depende de la marca, fabricante, materiales, etc). 

 

La elección de un instrumento no es inamovible, ¡qué no cunda el pánico! Si no te acaba de gustar puedes probar con otro. 

Es importante que tengas esta afirmación MUY presente. 

Una vez reflexiones y tomes la decisión sobre qué instrumento tocar teniendo en cuenta todos los factores comentados, compra el instrumento ideal para ti. 

Y bien, no tengas miedo si no acabas de hacerte a él o si, finalmente, no te convence. 

Puedes probar con otro o dejarte sorprender. 

Sí es cierto que, como te hemos dicho antes, necesitas paciencia para ver avances. No te desesperes. 

Y por otro lado, también es interesante que tantees algún que otro instrumento antes de comprar el definitivo. 

Por ejemplo, puedes visitar una escuela de música y ver cómo va la dinámica de diferentes instrumentos para acabar de decidirte. 

También puedes echar un vistazo a las formaciones musicales online para conocer cómo funcionan. 

Incluso, en www.habbility.com contamos con un “Pase de Música” que incluye formaciones de distintos instrumentos durante un año. Una opción cómoda para descubrir las técnicas de diferentes tipos y acabar de decidirte. 

Estás a tiempo de aprender a tocar el instrumento que es para ti. 

Como decíamos antes con el dicho de “quien la sigue, la consigue”, aquí va otro: 

Nunca es tarde. 

Sí, como lo lees. No lo decimos porque es un tópico, sino porque realmente creemos que es así.

Nunca es demasiado tarde para aprender a tocar el instrumento que tanto te gusta, para formar parte de una banda musical o, incluso, para dar un par de golpes bien dados al cajón flamenco en la próxima reunión familiar. 

Los ingredientes mágicos que harán sonar el instrumento sí o sí son las ganas, la paciencia y la voluntad de aprender. 

 

¿Estás listo?

Recuerda compartir este artículo con esos amigos y familiares que tienen el gusanillo de tocar un instrumento, pero no se atreven a dar el paso. 

¡Toma una decisión y que suene la música!

Comparte Cómo elegir qué instrumento musical tocar (siendo adulto) en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Habbility

>

Pin It on Pinterest